Salud Bucal: Embarazo y lactancia

lactancia-1


“Los dientes que perdí fueron a consecuencia de mis embarazos” cuantas veces escuché estos comentarios en mi consultorio y fuera de el. Esto forma parte de uno de los muchos mitos existentes sobre el embarazo y la salud bucal.

En este artículo me referiré a los conocimientos más actuales sobre la relación del embarazo sobre las dos enfermedades más prevalentes de la boca, la caries y las enfermedades de las encías (gingivitis)

Ambas son enfermedades infecciosas producidas por las bacterias que viven en la boca y que se adhieren a los dientes constituyendo lo que llamamos “placa bacteriana” o “biopelícula”

La caries dental surge de la combinación de esas bacterias con productos de la alimentación (Azúcares e hidratos de carbono principalmente) Las bacterias cariogénicas toman esos nutrientes, lo metabolizan y eliminan ácidos que desmineralizan la superficie del diente produciendo la caries dental. Este proceso tiene lugar especialmente cuando la ingesta de estas sustancias se hace en forma frecuente durante el día, ya que no se da tiempo a la saliva a neutralizar los ácidos formados. Ingiriendo esas sustancias, cuatro veces por día, desayuno, almuerzo, merienda y cena (“momentos de azúcar”) esas posibilidades se reducen notablemente. De estos conocimientos surge el error de pensar que el niño en desarrollo en el vientre materno, “roba” calcio de los dientes y es la causa de las caries y de la pérdida de los dientes. Lo mas común es que durante el embarazo la gestante, ya sea por las nauseas o por factores psicológicos descuide su higiene bucal, que no concurra al odontólogo durante un tiempo prolongado (embarazo, lactancia y primeros años de crianza del bebe) y que esta sea la causa de caries profundas, dolor y muchas veces que la extracción sea la única posibilidad.

Prevención de las caries durante el embarazo

Se debe realizar una higiene bucal completa (uso de cepillos suaves y elementos interdentarios: hilos, palillos o cepillos interdentales) al menos dos veces por día. Se puede agregar dos buches antisépticos a base de gluconato de clorehixidina o fenoles para codyudar en la erradicación de la placa bacteriana, buches a base de fluor para hacer el esmalte dentario más resistente al ataque de los ácidos bacterianos y concurrir al odontólogo para revisaciones periódicas. Con todos estos recaudos las posibilidades de desarrollar nuevas caries se reducirán notablemente y se podrá sobrellevar el embarazo sin molestias ni pérdidas de algún diente.

Embarazo y encías

Es muy común que durante el embarazo las encías comiencen a sangrar (al cepillado, al comer o aún en forma espontánea) . Las encías se hacen más rojizas y aumentadas de tamaño (foto 3), este cuadro es conocido como “gingivitis del embarazo”. Su causa debemos buscarla nuevamente en las bacterias de la placa, pero aquí se suma los cambios hormonales del embarazo que pueden actuar por dos caminos, 1º como nutrientes para algunas bacterias, que aumentan su número en forma notable 2º por las cambios que estas hormonas producen en los tejidos gingivales, que los hacen más lábiles a la acción de la bacterias.

Prevención y tratamiento de la gingivitis del embarazo

Si la mujer embarazada tiene antes del embarazo una higiene bucal adecuada y se controló con su odontóloga cada seis meses, posiblemente sus encías estén sanas, en este caso las posibilidades que se desarrolle la gingivitis son muy escasas y si lo hace lo hará en grados muy bajo.

De esto surge una premisa preventiva fundamental, la mujer embarazada debe cuidar la salud bucal desde antes de quedar embarazada Esto lo logrará una vez mas con una higiene correcta, dieta adecuada, uso de fluor y visitas cada seis meses a su odontólogo.

Tratamiento de la gingitis del embarazo 

Si aparece el cuadro inflamatorio gingival, el tratamiento es muy sencillo y eficaz en el cien por ciento de los casos, el odontólogo realizará una prolija higiene bucal (Profilaxis bucal) eliminará la placa bacteriana depositada sobre los dientes, el cálculo si existe y enseñara los fundamentos de una higiene bucal adecuada. Todo esto puede realizarse generalmente en forma indolora y sin anestesia. Si el cuadro fuera muy intenso, por haber estado la madre en malas condiciones de salud bucal antes del embarazo, será necesario usar anestesia, queremos resaltar el hecho que la cantidad de anestesia necesaria para estos procedimientos son inocuas, tanto para la madre como para el bebe, pero que es conveniente en estas circunstancias contar con el aval del obstetra tratante.

Higiene bucal correcta 

El primer requisito para realizar una higiene dental adecuada es saber o conocer que debe eliminarse durante la higiene. Siempre se ha dicho que deben eliminarse los restos alimentarios, esto es un error conceptual, lo que debe eliminarse es la placa bacteriana o biofilm, que se deposita en “todas” las caras de los dientes y muy especialmente en los espacios existentes entre ellos (espacio interdentario.

Para ello es necesario usar para “limpiar” las caras anteriores y posteriores (as que miran a la lengua) con un cepillo dental, es conveniente que su consistencia sea blanda o mediana, nunca duro y el uso de elementos interdentarios ( seda dental, palillos de madera, cepillos interdentarios

Su odontólogo deberá enseñar en el sillón dental el uso adecuado del cepillo y determinará el elemento interdentario adecuado a cada paciente

Lactancia: Cuidados de la boca del bebe 

Con el pediatra debe establecerse la necesidad y momento de suplementar la dieta del lactante con gotas de fluor para lograr un esmalte mas sano y resistente

Cuando erupcione los primeros dientes primarios (de “leche”) deben comenzar los cuidados maternos, limpiar la placa de los dientes con una gasa y luego con los cepillos para infantes existentes en el comercio. Cuando hayan erupcionada la mayoría de los dientes debe comenzarse las visitas al odontopediatra que implementará las medidas preventivas adecuadas (fluor, remineralizantes dentarios, selladores de fosas y fisuras).

No quiero terminar esta nota sin llamar la atención sobre una costumbre, muy nefasta para los dientes anteriores de los bebes, el uso del chupete con miel o con azúcar, la liberación de ácidos que se produce por su uso puede ser de tal magnitud que destruyan casi totalmente la corona de esos dientes primarios.

La base de la salud bucal se asienta en dos pilares:

  • Higiene bucal
  • Controles periódicos

Prof. Dr. Alberto Bustamante ­ MN 4573
Asesor Científico de Bucal Tac ­ Grimberg Dentales
Director de la Carrera de Especialista en Periodoncia. USAL/AOA
Académico de Número de la Academia Nacional de Odontología.
Maestro de la Facultad de Medicina de la USAL y Maestro de la Odontología Argentina
AOA (Títulos honoríficos)